[15 min tarde]

3ªtesis:
Auerbach: Narración bíblica y homérica cmo dos polos extremos de la narración en la cultura occidental.

Benjamín aboga por un relato de tipo homérico: un relato en el que no se omite nada, sin privilegiar no obviar nada; contar todo sin discernir entre unos acontecimientos y otros. >> función de figura representante del tipo de conocimiento hco correspondiente a una humanidad redimida (se supone de que manera mesiánica) > que se enfrenta a su pasado con una mirada omniabarcadora que lo comprende todo, que no ha perdido sensibilidad alguna hacia todos los aspectos de su pasado. >>> se supone que el cronista será un experto en citas, que da a todas sus citas la misma importancia > la humanidad redimida también.

    • la hum redimida se diferencia del cronista en que el cronista no jerarquiza en absoluto, pero la humanidad redimida incorpora el pasado, se apropia de él, lo engulle, lo asimila. > ya no es un cronista que opere historiográficamente limitándose a citar, sino que cita TODO el pasado pero no el ocurrido, sino el pasado REDIMIDO: un pasado que ha dejado de ser el pasado que era al ser rememorado (al convertirse en materia de cita ha sido alterado radicalmente). >>> el acontecimiento no ha cambiado, pero sí ha cambiado su significado.

L-“El narrador”, Walter Benjamín > texto en el que se hace una alusión a lo que acontece en toda estructura narrativa “buena” : el final se reproyecta sobre todos los episodios de la misma.

L-Javier Marías, “La espalda del tiempo” (ej. de lo anterior)

Es citable todo el pasado, pero mirado desde el punto de vista del final del relato, final que es mesiánico (fuerte o débil) en el que la humanidad redimida ha cambiado el signo del pasado. >> sólo la humanidad redimida se ha vuelto citable en cada uno de sus muertos. >> cada instante vivido se convierte en una “citación judicial” al día de la muerte –del juicio final-. >> éste es el acontecimiento de la revolución socialista triunfante, para Benjamin.

Diferencia lo importante de lo accesorio en el pasado. Como procedimiento historiográfico esto estará en el corazón de todas las estrategias historiográficas reaccionarias (como método necesario en estas políticas).

4ªtesis:
Abre con una cita de Hegel que invierte una cita evangélica.
Sin las cosas materiales no se dan las espirituales.
Si el botín de los poderosos es la alta cultura, el de los pobres/oprimidos son ciertos bienes espirituales (refinados y culturales, pero no los de sus enemigos de clase): empedernimiento, astucia, humor… > botín del pasado invertido.
Benjamín propone un mecanismo irónico: el vencido invierte el pasado y por tanto el resultado de esa victoria que entiende como “provisional”.
Esta tesis contribuye a esclarecer lo aparecido anteriormente.

5ªtesis:
La imagen del pretérito pasa fugazmente, y por tanto el cronista debe estar atento para no dejar pasar el instante en que el pasado puede ser recuperado (o no lo será nunca). > el pasado se puede sólo recuperar en una ocasión efímera.

“A la ocasión la pintan calva”:
Iconografía de la ocasión: representación como una mujer calva con sólo un mechón de cabello desde donde se puede agarrar si uno está atento y es veloz.

Kairós vs. khrónos >tiempo singular en oposición al tiempo continuo/cronológico, en el que todos los momentos son iguales.

Benjamín dice aquí que lo importante del tiempo es la excepción; aparentemente esta tesis se contrapone a la anterior > Benjamín cuando habla del tiempo kairológico (excepcional, de la ocasión) no habla de las grandes ocasiones que pertenecen al botín de los vencedores, sino de los momentos humildes, proverbialmente insignificantes, que sin embargo tienen enorme importancia.

Para Benjamín el tiempo vale lo que vale su final, no todos los momentos valen lo mismo (aunque de manera instrumental necesite la figura del cronista para ilustrar los momentos del pasado aparentemente insignificantes; se vale de la puesta a disposición de momentos insignificantes del cronista, para entonces tener a mano los momentos realmente significantes de la historia). >> entre los momentos aparentemente insignificantes (recopilados entre una cantidad ingente de momentos hcos) , entre los momentos triviales, está lo que verdaderamente importa. >>> entre lo que el historiador oficial desecha, está lo realmente significante

Ø hay que reconocer momentos del pasado que nos están citando (convocando: idea de “cita judicial”; el pasado “nos cita”). > el pasado nos alude en un sentido peculiar: está pidiendo ser redimido/alterado. >> en un relampagueo el pasado se mostrará inacabado para que nosotros en el presente lo acabemos (esto es lo que el historiado materialista y el sujeto revolucionario deben percibir). >>> una revolución triunfará si ha acertado con ciertos acontecimientos del pasado que han salido al presente para ser vueltos del revés en el momento presente (una revolución será esto, o no será).

6ªtesis:
Sigue con argumentos de carácter metodológico.
Las verdaderas situaciones hcas se capturan en un momento de peligro. Sólo ante el peligro se puede capturar el instante redentor.

En los momentos de peligro/conflicto se enciende una suerte de pugna acerca del control de la tradición, y es por eso por lo que son los momentos decisivos para deslocalizar la tradición y arrebatársela al vencedor que la ostentaba como botín hasta entonces.

PERO el mesías viene el día más violento de todos los tiempos, y establece el momento de vencer al anticristo. Aunque Benjamín habla de una fuerza mesiánica débil (humana y no divina) > el mesias viene a apoderarse de esos momentos hcos que pasan fugazmente, pero de forma violenta y además en un momento de peligro en el que esos momentos estaba a punto de desaparecer.

      • se trata de un historiador parcial, no de uno objetivo, que está de un lado claro en la lucha de clases.

Benjamín plantea la historiografía como una batalla que, sobre todo, se compone de momentos de peligro.

Cada victoria del enemigo es una victoria sobre los muertes, y cada victoria propia es una victoria DE los muertos > pero para Benjamín el enemigo, hasta ahora, no ha cesado de vencer. >> la historia es una historia de derrotas en la que no se ha llegado a agarrar adecuadamente el pasado para redimirlo e invertirlo; eso está aún por venir para Benjamín.

Postura de Benjamín: Tenemos elpresente que tenemos porque no hemos sido capaces de hacer nada con el pasado. Nunca volvimos del revés el pasado, y sin embargo estábamos preocupados por el futuro.

7ªtesis:
Homenaje a Brecht con una cita.
Consejo metodológico: poner entre paréntesis lo que se sabe de después del momento hco que interesa estudiar. > procedimiento de empatía con el pasado.

La pereza es lo que impide atrapar los acontecimientos hcos. > para rememorar cualquier acontecimiento no se necesita entusiasmo sino más bien tristez o melancolía. [Flaubert].

La empatía esconde la miseria de la identificación con el historiador: empatizar con los hechos hcos es empatizar con el vencedor de dichos hechos > el historiador que cuneta lo ocurrido con estusiasmo y empatía está dando las razones de por qué ocurrieros así y no de otro modo, y por tanto los está justificando.

El historiador (un espectador) no debe dejarse entusiasmar con las maravillas del botín –que es el patrimonio cultural- del vencedor. > debe mirar al patrimonio con espanto (a pesar de que sea bello, fascinante, admirable y pueda arrastrar a una empatía sin límites). >> Benjamín propone mantener el espanto que emana de su origen (> ese origen siniestro es el momento en el que el vencedor se hizo con ese botín). >> asimilar primeramente que ahí sólo hay horror, un horror con el que no se puede empatizar de forma directa.

No existe un documento de la cultura que no lo sea a la vez de la barbarie.

El histriador burgués se encarga de pintar la historia de forma que el vencido la admira como algo precioso y sin percibir que su origen es inmensamente violento. >> esto es la cultura para Benjamín.

El conocimiento hco no puede ser contemplativo ni imparcial –esa imparcialidad no existe-. El historiador materialista no tiene que aspirar a la objetividad, sino que lo que le interesa es alterar el pasado (no conocer el curso del pasado).

No se trata de transformar el mundo, sino de transformar el pasado. Si no, siempre se vivirá la derrota.

Uso de esta lectura posteriormente en el curso:

Dos términos centrales: aceleración-retraso, o rapidez-lentitud históricas.

En otros momentos distintos al contemporáneo parece que la gente estaba menos acostumbrada a lo figaz; sin embargo, nuestro tiempo tampoco ha hecho buen uso de esa aceleración en la vida de a pie para atrapar las oportunidades en los momentos hcos que se le han planteado.

Presente la figura de Karl Schmidt, aunque sea de forma invertida. > gran teórico del estado de excepción como la norma.

Schmidt se obsesiona con la cuestión de la velocidad del tiempo hco en téminos opuestos a los de Benjamn: Schmidt es un pensador del retraso. >> lo interesante es que estos dos opuestos han bebido de las mismas fuentes.

L-“Tierra y mar”, de Karl Schmidt.
L-“El nomos (¿¿?)de la tierra” > leer introducción.