Prof. Carmen González, 3 sesiones:

Manera en que damos cuenta del tiempo, especialmente del tiempo vivido.

1)El tiempo vivido en primera persona: autobiografía
2)La experiencia
3)Políticas de la memoria (desde un punto de vista filosófico y no histórico ni tampoco necesariamente político)

[Para la semana que viene: capítulo de “Las ensoñaciones del paseante solitario” de Rousseau.]

Para estudiar el tiempo vivido en primera persona habría que leer como canónicas: Ricoeur “Tiempo y narración”, P. De Man “Autobiografía como desconfiguración”.

Autobiografía y amnesia.
·”Si pierdo la memoria qué pureza”
José Hierro: “No puede ser hermosa flor que tiene recuerdos”

La inmediatez de impone a la sobrecarga de la memoria.

Al hablar de autobiografía se sobreentiende un anclaje con el mundo: referencialidad. La autobiografía (como también dice Ricoeur) tiene necesariamente que ver con la identidad y las teorías narrativas de la identidad. Por ello, el propio concepto de autobiografía es digno de ser interrogado.

En términos foucaultianos de la identidad, la tecnología de la identidad implica temporalidad: un sujeto moral debe hacerse necesariamente cargo del tiempo. Una de las maneras de hacernos cargo del tiempo vivido es colindante con la cuestión de la identidad de los sujetos morales.

El modelo de identidad tiene que ver con el modelo de sujeto, pero también con la forma en que nosotros nos damos cuenta de nuestro tiempo vivido.

Ricoeur: la única manera de dar cuenta de quién es alguien es la identidad narrativa. La única manera es dar carga semántica al nombre propio. Ricoeur también dice que precisamente en el punto en que la identidad se hace relato, se fusionan la ficción y la historia.

Paul de Man en “Autobiografía como desfiguración” dice que asumimos la tecnología de la autobiografía como modo inscriptivo de la vida. Por eso, la autobiografía es una forma de ficción.

Argumento:

P1: La identidad es narrativa

P2: La narración comporta rasgos necesariamente ficcionales

P3: Si la identidad comporta rasgos ficcionales no es propiamente identidad

C: No hay tal cosa como la identidad

Este argumento podría ser refutado.

Cuestión Goodmaniana: ¿Cuándo es autobiografía? (en vez de “Qué es…”): cuando el narrador es el protagonista.

¿Por qué autobiografiarse? > ¿por qué objetivarse? > porque a uno le gusta leerse : ha de hacerse inteligible la múltiple experiencia dándole unidad. >>Para tener sensación de unidad ante una experiencia polimorfa. > así se hace la experiencia aprehensible.

Se puede considerar que es indispensable una condición de sinceridad. Realmente, la condición no es tanto la sinceridad como al verosimilitud.

Texto: principio de las confesiones de Rousseau

Es difícil sustraerse a la tentación de pensar que toda autobiografía es ficticia.
Sospechas para explicar esto:
1- El hecho de que se trate de un texto, hace inmediatamente que sea ficticia; todo texto escapa a la mano y la intención del autor y aunque naza con vocación de informe factual, al final acaba acercánose a la ficción y alejándose de la autoridad del autor.
2- 2-Toda autobiografía es imposible. Está derivada al fracaso porque presupone un tipo de conocimiento que es imposible: exige omnisciencia de la propia vida, y esto obliga a que uno sea transparente para sí mismo. Richard Wollhein en “El libro de la vida” se hace cargo de un problema que planteó Kierkegaard en sus diaros respecto a la manera en que nos conocemos: le parece paradójico qu ela vida deba vivirse hacia delante, y sin embargo deba contarse mirando hacia atrás mientras se vive hacia delante. Así, la autobiografía provoca una posición extraña. La autobiografía siempre es incompleta. Al leer autobiografías se tiene la impresión de que, por estas dificultades en torno al hecho autobiográfico, la autobiografía es una autointerpretación autointeresada. Charles Taylor: “Self-interpreting animals”. Loque nos caracteriza es la capacidad autointerpretativa. Podría, empero, decirse que la autobiografía es una interpretación interesada del self.

Parece que la autobiografía es siempre un relato teleológico: escrito con ciertos fines. Est´escrita desde una suerte de atalaya para reinterpretar todo lo anteriormente ocurrido. La autobiografía permite construir un guión para la vida, y por tanto re-colocar todos los acontecimientos acaecidos a lo largo de la misma.

¿Se podría escribir una autobiografía contemporánea?

¿Podría decirse que este modelo de identidad no es una identidad narrativa, sino una “identidad como TESIS”?

Suponiendo que la autobiografía sea posible y que exista la sinceridad, aparece el problema de plantear que la autobiografía es incorregible (no se puede refutar)>> inmunidad al criterio de verdad. >> esto es un problema porque la autobiografía tiene pretensión de un cierto rasgo de historicidad.

En términos generales, podría afirmarse que hay algo en el relato autobiográfico que lo convierte más bien en una instancia de lenguaje con una fuerza particular (preformativo) que otra cosa.

Interesa el punto de vista de la primera persona cuando ésta se entiende como un sujeto moral.

Al leer autobiografías es difícil tener la sensación de que con ese tipo de narración se está tratando de convencer al lector de algo.

Lo que interesa de una autobiografía es cómo se cuenta la historia, no tanto la historia misma. El modo de narrar dice mucho de la biografía también.

¿Para qué?
Impulso estético>> impulso que experimentamos como un impulso necesario: necesitamos ver la vida, y para verla hay que ponerla en algún soporte. Esto tiene un valor moral: el impulso de objetivación (yo m miro en el otro y el otro se mira en mi).

¿Podrí ahacerse una autobiografía “inocente”?>> inocente en cuanto que no busca transmutar la realidad, sino sólo mostrarla (desatendiendo a Gombrich) liberada del contexto y de pretensiones mutadoras. >>> esto es porque la propia característica de la textualidad lo impide: somos usuarios de un lenguaje heredado, que nos es dado, que nos obliga a decir las cosas de una forma muy concreta y seguramente limitante. El texto se escapa siempre de forma automática en el mismo momento en que se escribe.

Por esto, la pretensión autobiográfica del tipo de la de Rousseau está condenada al fracaso.

L-“Tecnologías del yo”, Foucault
* ¿Es la autobiografía la tecnología adecuada para construir la identidad de un sujeto moral? >>
L-Ch. Korsgaard, “Las fuentes de la normatividad” > sostiene que obligación está contrapuesta a excelencia. La obligaciónviene en la modernidad. La excelencia es una especie de final que obedece a un final marcado de forma teleolóica en nosotros. excelencia es una noción antigua: hacia donde debemos caminar en la vida.

La autenticidad no es un valor moral. Tampoco lo es la sinceridad.
La condición de sinceridad no es tan importante, por tanto, en la autobiografía si se quiere tratar en términos de construcción de identidad moral.

Lo que importa es el
compromiso con el futuro, mucho más que la autenticidad. No se trata tanto expresar la vida vivida de forma auténtica.

Nietzsche: la idea de ser sincero es malévola, porque se carga al otro con las miserias. Esto ocurre a menudo en la autobiografía: es una suerte de descarga del propio peso acumulado en la vida. >> el convertir la vida en objeto implica a)liberarse con la descarga y b) construyendo algo inocente (en tanto que objeto). Por esto, el modelo de liberación es casi perfecto.

El vaciamiento de la memoria en un soporte aporta cierta comodidad y sensación de liberación.

…Podría concluirse lo siguiente:

La identidad no es el resultado de un proceso interpretativo sino de un hacerse cargo de la propia vida.
Es resultado de un elemento puramente moral, por tanto.**

Así pues, el modelo de identidad narrativa (como el de Ricoeur) no nos da cuenta de la idea de identidad en términos morales.